Comunicación y Red

Periodismo solo en tuits, ciberperiodismo esencial

Escribir para la red 2

El presente texto es un artículo publicado en Escribir para la red, un libro digital universitario distribuido en toda Hispanoamérica que es un actualísimo manual de ciberperiodismo. En él introduzco al lector en el uso profesional de Twitter como herramienta periodística y doy algunas pistas para alcanzar rápidamente un buen nivel de calidad.

El libro puede descargarse gratis en PDF en este enlace.

GABRIEL JARABA

La brevedad es el alma del ingenio. William Shakespeare.

Twitter se ha convertido en la red social favorita de los periodistas para usos profesionales por su interés como fuente informativa, por su potencia como plataforma de publicación y por sus posibilidades en cuanto a tema y contenido. Con mayores o menores reticencias, los periodistas que trabajan en los medios masivos convencionales se han ido introduciendo en su uso, en busca de los efectos virales que ofrece como plataforma de difusión, al mismo tiempo que los ciberperiodistas hallan en Twitter un campo de acción privilegiado para su tarea en la red de redes. Unos y otros tienen ante sí un imperativo: comprender dónde se radican los enormes potenciales de Twitter. Este no es otro lugar que el punto de partida del periodismo profesional moderno en el siglo XX: la rapidez, la brevedad, la inmediatez, la concisión y la imparable fuerza del hecho informativo desnudo.

Una simplicidad aparente

En el caso de Twitter se cumple el dictum de dos citas célebres: 1. “Lo esencial es invisible a los ojos”, de Antoine de Saint-Exupéry, en El Principito; 2. “La naturaleza imita al arte”, de Oscar Wilde. Twitter responde a la ley de la economía eficiente propia de la naturaleza –y se adecua así al principio de la navaja de Ockham– y esconde, tras una estructura esencialmente sencilla, amplias posibilidades comunicacionales. La aparente simplicidad de Twitter puede inducir a error pues oculta un potencial de desarrollo muy complejo. Comenzó siendo un sistema de mensajería instantánea pensado para paliar, mediante internet, determinadas insuficiencias del servicio de mensajes cortos de la telefonía móvil en Estados Unidos (de ahí los 140 caracteres atribuidos a los tuits) y ha terminado siendo una herramienta de intervención periodística de alto impacto. Esa simplicidad aparente expresada en la textualidad sucinta del tuiteo llama a engaño a muchos profesionales de la información (sobre todo a quienes añoran una cultura humanista que ahora parece estar en disolución pero que ni siquiera fue popular). La brevedad del tuit les parece una jibarización de la expresión escrita, una forma tosca de comunicación, insuficiente para expresar complejidades y propia de una renovada cultura pop que enaltece lo trivial. Olvidan que la tradición aforística de escritura brevísima arranca de la antigüedad clásica y constituye uno de los ejes de la excelencia en la literatura de todos los tiempos, e incurren en el mismo error de apreciación que experimentaron diez años antes al considerar los entonces incipientes blogs como meros diarios de adolescentes narcisistas en lugar del formato impulsor de la web 2.0 que han llegado a ser y plataforma privilegiada para el ciberperiodismo.

En realidad, las características fundacionales de Twitter se corresponden con las del gran periodismo informativo del siglo XX, cuando nuestra profesión se desmarcó del periodismo literario y político partidista del siglo XIX, aspiró a situarse en la centralidad de la cultura contemporánea de manera independiente de la literatura y cabalgó a lomos de las innovaciones tecnológicas en la composición de textos, la impresión en rotativa, la telegrafía, la radio y la fotografía. La información como primado, la tecnología como sustento de los formatos expresivos y la difusión masiva y rápida como vocación de servicio a la sociedad.

4 claves que hacen de Twitter un medio excelente

Veamos cómo Twitter expresa a la perfección el maridaje entre el periodismo informativo moderno y la instantaneidad y liquidez propia de internet:

1. El periodismo moderno aspira a la máxima rapidez en el servicio de la noticia: Twitter produce un flujo incesante de mensajes, llevando al paroxismo la ruptura del propio concepto de periodicidad que ha ejercido la red.

2. La excelencia informativa del periodismo moderno se expresa en la claridad, concisión e impacto informativo del titular: Twitter es información condensada en un mensaje breve que se constituye en titular por sí mismo.

3. El periodismo moderno transforma las determinaciones tecnológicas en oportunidades para la excelencia expresiva a partir de la creación de nuevos lenguajes y formatos (titulares, pirámide invertida, diseño periodístico): Twitter se convierte en una síntesis expresiva propiciada por el formato de los tuits y su arquitectura relacional y semántica.

4. Uno y otro cumplen la cuarta de las leyes de los medios propuestas por Marshall McLuhan: “Cada forma, llevada al límite de su potencial, invierte sus características y se transforma en algo nuevo”. Los jóvenes ciberperiodistas harán bien en tener presentes estos antecedentes para comprender a su vez las posibilidades que ofrece la red del pajarillo azul y sobre todo, para no reinventar la rueda. Es recomendable un proceso de inmersión en Twitter al tiempo que se analizan los procesos del tuiteo, sus contenidos y las interacciones que se desprenden de ello que se puede llegar a ser conscientes de sus posibilidades. Para valorar adecuadamente el marco en el que se da la acción comunicativa en Twitter hay que atender a once oportunidades que esta red ofrece al ciberperiodismo.

11 ventajas que Twitter ofrece al ciberperiodismo

Las funciones principales de Twitter para los medios de comunicación tienen que ver con su potencial para la identificación de fuentes, tendencias y noticias de alcance, con su dimensión de plataforma de publicación y en cuanto a tema y contenido del medio.

1. Twitter es mejor que Facebook para buscar información porque esta es pública en la primera red.

2. De entre todos los sectores, son los periodistas y los medios quienes están utilizando Twitter de manera más efectiva.

3. Twitter es una herramienta tremendamente simple que permite conseguir cosas complicadas.

4. Twitter es una fuente inagotable de ideas para crear contenidos y escribir artículos.

5. Twitter confiere un grado de visibilidad notable en los medios en los que uno desea actuar o introducirse.

6. Twitter es una red asimétrica, de modo que no es necesario seguirse mutuamente entre usuarios, y no requiere la adhesión (el “Me gusta” de Facebook) ni la constatación del seguimiento (“amigos”) de modo que la centralidad la ocupan los contenidos, su calidad objetiva y las dinámicas de red que suscitan.

7. Pero al ser Twitter una red abierta, sin necesidad de adhesión y seguimiento, y de contenidos públicos, es más fácil aproximarse a las personas que se desea conocer para relacionarse con ellas.

8. Twitter es más que una plataforma de publicación: es una plataforma de conversación con la audiencia.

9. La combinación de instantaneidad, brevedad, impacto informativo y conversacionalidad hacen de Twitter una síntesis condensada de los valores propios de la comunicación social en la web 2.0.

10. Un uso avanzado de Twitter supone la potenciación de un periodismo más profundizado, documentado y contextualizado, que alimenta la conversación social en torno al periodismo.

11. Los usos periodísticos potenciales de Twitter pueden resumirse en quince orientaciones fundamentales que definen las tareas generales de su empleo en el ciberperiodismo.

15 orientaciones fundamentales para el uso periodístico de Twitter

1.Distribución de contenidos, de creación propia o retuiteos (originales o adaptados) relevantes periodísticamente.

2. Promoción del medio propio, tanto si es un cibermedio editado por otros como si es uno creado por uno mismo.

3. Alerta temprana de noticias. Detección de acontecimientos de última hora e información sobre los mismos. Contactar con testigos, obtener fotografías, fuentes, etc.

4. Seguimiento de la última hora de la actualidad.

5. Investigación de temas y obtención de ideas para escribir.

6. Solicitar opinión sobre un tema, realizar encuestas.

7. Pedir consejo sobre cuestiones técnicas o especializadas.

8. Construir y reforzar la red de contactos profesionales.

9. Crear la propia marca personal.

10. Monitorización de tendencias y de noticias en desarrollo. Twitter puede ser una gran herramienta para mejorar la calidad de los desarrollos informativos.

11. Seguimiento de personas, marcas o entidades.

12. Realizar entrevistas (constituidas básicamente por las respuestas redactadas como tuits).

13. Seguimiento de periodistas, medios, expertos y superusuarios.

14. Coberturas en directo, retransmisiones en flujo continuo de tuits.

15. Corresponsales en Twitter, información permanente de lo que sucede en esta red.

Esos quince puntos básicos, que constituyen el fundamento del uso periodístico de Twitter, son los que sitúan al ciberperiodista como superusuario de una red de comunicación que es medio y plataforma a la vez, en lugar de estar en ella como un simple lector de tuits que busca entretenimiento, relaciones sociales u obtener proactividad en la red.

Razón y sentido del ciberperiodismo en red

Todas las recomendaciones indicadas más arriba no sirven de nada sin una idea muy clara: el ciberperiodismo no es más que mero periodismo, como lo son el periodismo televisivo, el periodismo radiofónico y el de la prensa impresa. La determinación tecnológica en la comunicación hace que cambien los formatos, los lenguajes y la distribución de los contenidos. Pero la misión del ciberperiodismo continúa siendo idéntica a la del periodismo en las sociedades democráticas: hacer realidad el derecho a la libre circulación de informaciones, opiniones y elementos que hacen posible la convivencia en pluralidad y justicia. Lo que marca la diferencia entre el periodismo ejercido en los medios masivos y el ciberperiodismo practicado en internet es que la red ha introducido cinco rupturas fundamentales en la comunicación, y de ellas se desprende una nueva relación entre el ciberperiodista, el producto informativo y el público:

• Información siempre disponible (ruptura del tiempo y de la periodicidad).

• Todo disponible en todas partes (ruptura del espacio y de la disponibilidad).

• Interactividad (ruptura de la unidireccionalidad y de la ausencia de participación).

• Multimedialidad (ruptura de la estructura uniforme de los medios y ausencia de diversidad).

• Comunidad en red (ruptura de la linealidad).

El marco comunicacional que delimitan esas cinco rupturas es lo que define el ciberperiodismo y no la simple acción electromecánica de la determinación tecnológica digital. La comunicación periodística es comunicación social, y por tanto son los entornos sociotécnicos los que son relevantes a efectos de considerar la razón y el sentido del periodismo y no los artefactos técnicos utilizados para distribuir el mensaje. Por lo que respecta a Twitter como escenario ciberperiodístico, lo que expresa de manera quintaesencial su calidad rupturista con los medios de masas son los propios de la web 2.0: la interactividad y las dinámicas de comunidad en red, es decir, el concepto de periodismo como conversación.

Lo que el ciberperiodista deberá tener presente es, por tanto, la calidad conversacional del periodismo en red que Twitter propicia. El gran cambio que está experimentando la industria de la información y las dificultades que empresas y profesionales tienen para redefinir su modelo de negocio se basa precisamente en que éste deberá basarse en el concepto de periodismo como conversación, según la lógica indicada por el Manifiesto Cluetrain. El enorme poder de Twitter en manos de un ciberperiodista reside en que se sitúa en la centralidad y esencia de esa concepción.

La tarea que se le presenta, en consecuencia, al ciberperiodista en Twitter no es ninguna habilidad tecnológica (la plataforma es sencilla de usar) ni redaccional (un tuit no exige otra habilidad que la de la titulación) sino la conciencia permanente de intervenir en una red de amplísima difusión e impacto; con un contenido informativo de calidad, que merece interés; conceder una importancia fundamental al público erigido en comunidad; gestionar las relaciones en comunidad con responsabilidad y elegancia; comprender las circunstancias en que se dan los flujos informativos e interactivos; aprender creativamente el modo de sacar partido a la estructura y dinámica de la plataforma; y ser fiel a la ley no escrita del “periodismo ciudadano”: tus lectores saben más que tú.

Decálogo

1.Una vez que se ha descubierto Twitter y se ha apreciado su potencial, hay que formarse para conocer bien la herramienta, las aplicaciones que la enriquecen y los usos innovadores que se van implantando en otros mercados: Es importante la regularidad. Hay que mantener un ritmo de publicación lo más constante posible. Mejor publicar diariamente un tuit que escribir muchos de golpe. Publicar en franjas horarias distintas, repitiendo incluso un mismo tuit en horas diferentes. Mejores días para tuitear: martes, miércoles y jueves.

2. Lo importante no es el número de seguidores que tengas sino que sean fieles y lean tus tuits: Sigue a quienes aporten valor a tu timeline, aprende de los mejores y vigila a tu competencia.

3. Considera Twitter como una plataforma de conversación con tu audiencia más que como un mero canal de noticias: Tómate en serio a Twitter y plantéate la publicación en él del mismo modo que lo harías en un periódico.

4. Contrasta cualquier información publicada en Twitter como lo harías con la de cualquier otro medio o fuente: Mantente prevenido ante las falsedades, rumores y manipulaciones, ya que se hacen virales con gran rapidez. Diferencia bien la información y los comentarios opinativos.

5. Distínguete por la calidad de tu tuiteo, y por tanto alimenta la conversación social en torno a la información y el periodismo, atrévete a ser profundo y aporta documentación y contextualización: Sigue las alertas tempranas informativas y trata, a su vez, de producirlas.

6. Aprovecha el impacto potencial de lo que publicas para hacer el seguimiento de la noticia y tuitearlo: Separa el tuiteo personal del profesional. Ve al grano, aporta algo útil o interesante, cuenta lo que sabes y hazte creíble. Crea buenas redes con otros profesionales; busca fuentes de interés; comparte buena información para recibir buena información. 66 Lo importante no es el número de seguidores que tengas sino que sean fieles y lean tus tuits: Sigue a quienes aporten valor a tu timeline, aprende de los mejores y vigila a tu competencia. 

7. Detecta tuiteros de referencia en su nicho y escucha cómo conversan: Observa estilos de conversación y luego anímate a entrar. Responde a tus seguidores, agradece los retuits, identifica a tuiteros que tengan que ver con lo que publicas (citando su nombre de usuario incluida la @).

8. Usa hashtags siempre que puedas pero no llenes el tuit con ellos o con menciones: Empléalos para situar tu tuit en unas coordenadas. Identifica el contenido de los enlaces adjuntos para dar confianza a tu lector.

9. Atrévete a hacer coberturas en directo. Con ello sorprendes agradablemente a tus lectores y te dotas de valor añadido.

10. Escribe los tuits como si fueran titulares de periódico, aplica la misma capacidad de síntesis y contundencia informativa.

Temas de los que ando conversando con mis amigos en Facebook:
PILAR RAHOLA; EL CIERRE DEL CÍRCULO DE LECTORES; QUÉ HE VOTADO; ANIVERSARIO DE MI LIBRO YOUTUBER.

SUSCRÍBETE A LAS ACTUALIZACIONES PER CORREO ELECTRÓNICO

Sólo hace falta que envíes tu dirección de correo electrónico al enlace siguiente (vuestros datos serán custodiados).
Suscríbete a Gabriel Jaraba Online por correo electrónico