Articles i textos meus

La maldición del tranvía o la última frontera del supremacismo clasista

tranvia 64

GABRIEL JARABA

La alcaldesa de Barcelona sabe que el tranvía de la Diagonal ya se ha llevado por delante a alguna gente incluso antes de circular, si es que alguna vez circula. La consulta que sobre él y la reforma de la Diagonal planteó a la ciudadanía el alcalde Jordi Hereu causó la dimisión del concejal Carles Martí, e incluso dicen los observadores malintencionados, es decir los buenos observadores, que Hereu perdió la alcaldía a consecuencia de la desafección provocada o al menos indicada por aquella malhadada consulta. La tozudez de Ada Colau al respecto, pues, dice mucho de su determinación y de que, a pesar que su extraordinario sentido de la oportunidad pueda a veces indicar lo contrario, es una persona de convicciones.

La capacidad de conmover ánimos que tiene la dichosa unión de los dos ramales tranviarios es altamente denotativa de cierto poso ideológico que subsiste bajo la ciudad moderna que se complace ante la presencia del congreso de móviles y se lamenta de la pérdida de la agencia del medicamento por la mala cabeza de quienes yo me sé. El proyectado tránsito del convoy de superficie representa para muchos una invasión, qué digo, una profanación de algo que ha sido sacralizado pero que no se muestra en su esencia y talidad. Ese algo no podría ser más sagrado pues no debe ni puede siquiera ser nombrado. Por eso las razones antitranvía se disfrazan de objeciones técnicas por más que una ligera revisión de sus argumentos supuestamente urbanísticos o económicos mueva a la risa.

Los que cuando éramos niños en los 50 vivíamos en el Poble-sec sabíamos que había ciertos ritos de paso que marcaban las etapas de tránsito a edades más adultas. Dejabas de ser un crío y eras ya un chico responsable dentro de lo que cabe cuando tus padres te dejaban cruzar solo el Paralelo, por donde pasaban no sólo carros de tiro sino automóviles y varias líneas de tranvía. Se te abría entonces el horizonte del Eixample izquierdo, limitado por la Gran Vía, y más allá de ella te encontrabas entonces con otro confín, la Diagonal, que no te atrevías a rebasar, y no por la cirulación. Este límite no era tanto un límite físico como simbólico: cruzarlo significaba entrar en el mundo de los ricos, los ricos de verdad. A la Diagonal ibas a espiar cómo vivían los que tenían pasta; en ella estaban las tiendas de alta costura, el más importante cine de estreno — llamado Windsor Palace, nada menos, donde se proyectó por primera vez Lo que el viento se llevó — y era donde radicaba el Círculo Ecuestre, reducto social de quienes disfrutaban del lujo pero a la vez base de operaciones de la rapiña sistemática ejercida sobre la ciudad por los vencedores de la guerra.

Y al recordar todo esto empezamos a comprender que el tabú de la Diagonalpersiste, y que la sacralización de ese espacio urbano es la defensa de una última frontera en la ciudad. Hacer que pase el tranvía por ella significa que los pobres mancillen el último santuario (con el Ecuestre, el Club de Polo y el Círculo del Liceo) poniendo el pie “donde los ángeles temen pisar”. El tranvía de Barcelona es ya odiado por los sostenedores de ese culto sagrado porque con su inauguración rompió otra frontera hasta entonces inexpugnable: como explicó en su momento el antropólogo Manuel Delgado, el transporte público sobre raíles había evitado hasta entonces rozar siquiera Sant Just Desvern y Esplugues de Llobregat, las dos zonas lindantes con la Diagonal más occidental en la que, con Pedralbes y el entorno de la avenida Pearson, son los lugares donde residen los ricos, los ricos de verdad, los últimos mohicanos de la pasta pastosa. La idea de que el populacho se acercara a sus zonas de santuario mediante una línea de tranvía inamovible, cuyo recorrido no se podía desviar como el del autobús, era insoportable. Los raíles del tranvía dejaron una herida en la corporeización geográfica del clasismo del dinero y el poder, de la aristocracia de las pelas y de la de los viejos honores, de los que recibieron con los brazos abiertos, perdón, alzados, con Manuel Mateu al frente, a las tropas franquistas cuando el 26 de enero de 1939 entraban, también, por la Diagonal.

Que la herida sufrida en la carne viva del penúltimo reducto ultraclasista se extienda ahora a la totalidad de la última frontera y pase por delante del Círculo Ecuestre — ese lugar donde los ricachos se permiten todavía abroncar a los cargos electos por el pueblo — horroriza a quienes pudieron soportar a Narcís Serra y a Pasqual Maragall porque al fin y al cabo eran hijos de familias que, aunque catalanistas, no suponían un peligro para el status quo barcelonés. Pero Ada Colau representa algo terrible, nada menos que por primera vez en la historia desde la fundación de Barcino: una muerta de hambre se pone al frente de la alcaldía de la ciudad en lugar de uno u otro cachorro del mundo del dinero y el poder. Eso es lo que de verdad causa pavor y a lo que la superstición del último tabú sagrado responde.

Pues que vayan recordando que el Liceo y su exclusivo Círculo existen porque han sido reconstruidos y siguen siendo financiados con dinero público, ese que apoquinan los muertos de hambre; no son suyos, son de todos. Hacen como si eso no fuera con ellos e incluso se comportan como si su fiesta la pagaran también ellos, y no. Los independentistas son cucos, y como afectos también a un culto altamente simbólico, saben que les puede salir a cuenta darle una patada a Ada Colau en el culo del tranvía; incluso otro muerto de hambre, Alfed Bosch, se apunta a ello.

Tratar con símbolos sagrados, tabúes innombrables y sacralizaciones incomprensibles es siempre arriesgado; no porque no sean racionales, como creeen algunos cientifistas ingénuos, sino porque lo son demasiado. La inefabilidad que la sacralidad impone está plenamente justificada: no se puede decir en voz alta lo que todo el mundo sabe; que la última frontera en cualquier confín de este planeta se encuentra allí donde resiste la sinrazón del poder del dinero frente a la razón de la democracia. Incluso frente a nuestras propias narices y sobre todo cuando se amenazan ciertos símbolos que dicen de aquí no se pasa ni en broma, entren por la puerta de servicio y cuidadito con chistar.

ESTRUCTURA DE LA PLATAFORMA DIGITAL DE GABRIEL JARABA

Para que os orientéis bien con todos los elementos de mi plataforma digital.
GABRIEL JARABA ONLINE. Esta web recoge en general todos los asuntos que me interesan así como mis principales textos y materiales, libros, tesis doctoral, etc. Es asimismo puerta de entrada a mis blogs y redes.
GABRIEL JARABA BLOG. Blog personal con mis actividades e ideas.
PLANETWORK. Antena y plataforma de comunicación, ideas, filosofía y futuro, desde la que se lanzan actividades e ideas fuerza (en preparación, pronto llegará).
TWITTER, FACEBOOK Y MEDIUM. Mis redes sociales se actualizan constantemente y a través de ellas informo e intervengo.
GABRIEL JARABA EBOOKS. Novedad en preparación: colección de libros digitales editada por mí en la que aparecerán libros míos y de otros autores.
MASONERÍA CÍVICA. Blog de temas masónicos.
PUBLICACIONES. Veréis, además, publicaciones mías en Catalunya Plural, Aika, Gabinete de Comunicación y Educación de la UAB, Fundació l'Alternativa, web del Supremo Consejo Masónico de España, Lupa Protestante y La Luz, escritorio anglicano.

AGENDA DE ACTIVIDADES

TESIS DOCTORAL. Mi tesis doctoral ya está inscrita en el registro oficial Teseo, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Figura también en el índice TDX, Tesis Doctorals en Xarxa y en la Biblioteca de Comunicación de la UAB.
PREPARACIÓN DE ARTÍCULOS PARA REVISTAS CIENTÍFICAS A PARTIR DE MI TESIS
DIARIO CATALUNYA PLURAL. FUNDACIÓ PERIODISME PLURAL. Artículos de análisis de la información y los medios.
ARTICULO PARA AIKA EDUCACIÓN. Algunas recomendaciones para organizarse mejor en el inicio del curso.
GABRIEL JARABA EBOOKS. Preparación de una colección propia de libros digitales, inaugurada por un volumen antológico de este autor.
MILID GLOBAL UNDERSTANDING. Lanzamiento de un programa global de entendimiento mediante la comunicación a nivel internacional.
CÁTEDRA DE LA UNESCO MIL FOR QUALITY JOURNALISM. Lanzamiento de esta nueva cátedra en la Doctoral Summer School de la UAB.
"HERRAMIENTAS DIGITALES PARA COMUNICADORES". . Próxima publicación de un artículo para un libro colectivo de distribución hispanoamericana.
SUPREMO CONSEJO MASÓNICO DE ESPAÑA. Redacción de contenidos y edición de la página web.
IDEALAB. Lista de ideas posibles a trabajar en el laboratorio de ideas de Comunicación de la UAB.

SUSCRÍBETE A LAS ACTUALIZACIONES PER CORREO ELECTRÓNICO

Sólo hace falta que envçies tu dirección de correo electrónico al enlace siguiente (vuestros datos serán custodiados).
Suscríbete a Gabriel Jaraba Online por correo electrónico